Páginas vistas en total

martes, 17 de enero de 2017

Quiero conocer a mi padre

Como siempre escribí, llevo desde siempre explicando a mi hija como nació a través de cuentos o busco explicarle los varios tipos de familias para que vaya interiorizando que hay muchos.

Sin duda la realidad que nos todea es la de muchas familias tradicionales con la que o salimos o que hay en el entorno en que se mueve mi hija.

Es por lo tanto obvio que en sus casi 4 años se encuentre en pleno proceso de identificación y tal vez le resulte normal cuestionarse porque las demas familias son por la casi totalidad de madres y padres.

Dicho esto, siempre que le contaba de familias y de como nació, la verdad que ni caso y siempre se distraía con otra cosa.

Está adaptandose a la nueva escuela y en plena fase de cambios.

Tenemos un entorno femenino y me doy cuenta que podria mas en general estar buscando figuras masculinas de referencia.

Dicho esto, ayer volví del trabajo y mientras le abrazaba en el sofa, me miró y sonriendo me dijo "yo quiero conocer a mi papa" " yo no quiero una mama, quiero un papa". Busqué mantenerme calma y con la misma sonrisa con la que mi pequeña me miraba, le dije que ella habia nacido de un seme magico que pertenecia a su papa biologico que era la hermosa persona que nos permitió encontrarnos....que es lo que siempre le fije. Creo me metí mucho en los detalles y tal vez decirle padre biologico a 4 años no funciona porque no va a entender todavia porque a esta persona que se llama padre biologico no se le pueda encontrar.

Consejos?
Con ustedes como fue el momento de la pregunta sobre papa?

Necesito prepararme a lo que venga de la mejor manera.

Muchas gracias por compartir experiencias..

martes, 10 de enero de 2017

Vamos creciendo

Ya estamos cerquita de sus primeros 4 añitos y en el medio hemos vivido en muchas casas diferentes y conocidos muchas personas nuevas.
Ya tenemos casita nueva, pediatra nueva y escuela nueva.
La casita está super bien comunicada con el centro de la ciudad, los parques, el trabajo y la escuelita. Vivimos en una zona tranquila, tenemos patio y vecinos simpaticos. No hay niños en el edificio pero bueno a futuro la idea es cambiar e irnos a un depa mas grande.
Me encanta nuestra familia y no echo de menos no tener mas hijos porqué estamos en la dimensión ideal para disfrutar la una de la otra, viajar cuando queremos y podemos y contar con cierta tranquilidad económica que en estos tiempos viene bién. Además nos hicimos amistades nuevas y mi pequeña a veces se queda con sus amigas y a veces cuido yo de los hijos de mis amigos y otras ellos. Busco espacios para que mi hija a parte de la escuela pase tiempo con otros peques.
Juega un monton y se divierte mucho, olvidandose por completo de su mamá. Ainsss que rapidito crece.
En la nueva escuela veamos como nos va, mientras tanto ya tuve que explicar que somos familia monoparental porque siempre parece que en nuestro entorno haya pocas.
Decidí apuntarme a alguna asociación de MSPE para contar con espacios con tipos de familias como la nuestra y estoy segura vendrá bien a las dos. Ya veremos....
La escuela aplica una metodologia de observarles e intervenir lo menos posible. Tienen que hacer todo solos y mi hija se está haciendo cada día más independiente....que rapidito va todo.
En cuanto al entorno afectivo lo tenemos muy bien cubierto. Vivimos a pocos kilometros de los abuelos, tias y primos. Ya recibimos visitillas de la familia y de amigos. Además hemos conocido familias nuevas y a poco a poco vamos fortaleciendo la red afectiva y de apoyo.
Después de 4 años he vuelto a hacer deporte y mi cuerpo lo está agradeciendo mucho.
La pediatra no medica nunca y las consultas son super rapidas pero bueno de momento solo tuvo cosas de nada y me da seguridad ya saber donde acudir.
Así seguimos con nuestra vida de familia muy feliz.
Mi pequeña todavia no se cuestiona el tema papa pero yo sigo reforzando sus conocimientos explicandole sobre nuestra familia y los demás tipos.

lunes, 17 de octubre de 2016

Rabietas y reflexiones de una madre MUY imperfecta


Y con la experiencia voy aprendiendo lo que no debo hacer frente de una rabieta e/o berrinche de mi pequeña.

 

Primero, hay que tener paciencia, para tener paciencia tengo que estar bien, muy bien conmigo mismo, cuidarme, encontrarme, y hacer las cosas que me hacen feliz. Y entre esas cosas por supuesto está el disfrutar de mi hija, pasar tiempo de calidad juntitas, verle crecer y poderle expresar siempre todo el amor que siento por ella….inundarle de amor cada vez que pueda.

 

Desafortunadamente cuando se dieron las rabietas y los berrinches, me encontré totalmente desaparada, sin saber bién que tenía que hacer y ahogandome en un vaso de agua. No le supe demostrar la paciencia y me puse a su altura, gritando y no haciendole sentir segura, todo lo contrario. Me encuentran tan desprevenida sus rabietas en plenas vias publicas que nunca reacciono como me gustaria hacerlo. Y cuando estamos en casa las cosas tampoco mejoran. No grito pero creo que las miradas y las actitudes a veces hacen ver claramente como nos sentimos,  y yo en aquellos momentos me siento perdida, nerviosa y no sé que hacer. Los nervios se apoderan totalmente de mi

 

Pero por lo menos ya sé lo que no voy a seguir haciendo a futuro:

1-      Darle siempre la contraria cuando solicites algo con berrinche incluido, porque pude ver muy bien después de analizar las situaciones que a veces tiene toda la razon y puedo decirle simplemente que si evitando que explote;

2-      Cuando explota ya no se contiene y nunca le vi así, grita y llora como si alguien le estuviese matando y la gente me mira como decir “pues haz algo”  y sin que yo le pida apoyo, empiezan a sacar dulces y chupetes, ahí donde estemos. Lo que no voy hacer y dejarle aceptar cosas por desconocidos, porque primero no estoy de acuerdo con solventar rabietas con dulces, y segundo no me parece para nada seguro se vaya acostumbrando que si puede aceptar cosas de desconocidos. Asi que se fastidien los demas, y le voy a dejar que grite y llore todo lo que les den las ganas, por supuesto siempre y cuando no sé lastime ella y no me pegue a mi (el otro día me mordío por primera vez mientras calmamente le decia que no que aquella cosa no la podia hacer, a pesar que ella gritara);

3-      Extresarme como si fuera lo peor que esté pasando en mi vida, nuestra familia esta pasando por eso, y no hay nada malo lo importante es saber entender de la mejor manera como evitar las rabietas, como llevarlas, como actuar y como no hacer….parece simple, pero estoy en plena fase de aprendizaje y sobre todo ACEPTARLAS;

4-      Dejar que mi hija me vea desesperada, enfandada y agotada cada vez que vienen las rabietas por mi incapacidad en saberme enfrentar correctamente a ellas, y hacer de las rabietas el centro de nuestras conversaciones, como si fueran algo del otro mundo, y dandole mas importancia de lo que en realidad tienen.

 

Deseo con todo mi corazon que en cada situacion mi pequeña sienta que su mama está ahí, que le quiere mucho, que está para apoyarle cualquier cosa nos pase, y no para huirse a las primeras dificultades. Su mama le adora con o sin rabietas, y está para calmarle, no para agotarle mas, para escucharle ahí donde estemos y con el tono que tenga para decir las cosas, para darle una espalda siempre donde llorar, para entenderle y para hacerle sentir segura, respetada y rodeada de mucho amor, cualquier cosa nos pase.

 

Siento que actué muy mal y quiero poner un punto y volver a empezar otro capitulo de nuestra historia como familia, y de mi historia como madre imperfecta que sabe reconocer por lo menos sus muchos errores, y quiere generar cambios y mejorarse.

 

Te quiero mucho pequeñita y te pido perdon

 

lunes, 10 de octubre de 2016

Virus

Con el frio los virus nos vinieron a visitar. Resulta que en menos de dos semanas, hemos pasado de las mangas cortas a los abrigos, gorros, medias y demás.
Lo que más me está costando es explicarle a la pequeña que pues con el frio hay que ponerse muchas cosas, así que para evitar rabietas y peleas por la mañana, desde hace un tiempito la ropa la preparamos la noche anterior.
Pero vamos aun así cuesta y mucho explicarle que hay que abrigarse y mucho.
Así que en poco tiempo tuvo un resfrio que no sé como pero en un día se había ido, y a la semana estaba con dichoso virus, revoltosa, carita blanca, tos, fabrica de mocos...
Por suerte los primeros sintómas llegaron un viernes, así que el finde lo pasamos en cada entre rabietas y pañuelos para los mocos.
No estoy acostumbrada para nada a sus rabietas, me pasé el finde con ella peleandose y quejandose por todo, que el lunes irme a trabajar y dejarle a la escuela fue un alivio y muy grande.
Sé que estas cosas suenan muy fuertes pero eso también es parte de la maternidad. Las luces y sus sombras y yo cuando ella se enferma pues me canso y necesito tomar aire. Pasar de una rabieta al otra, verle mal y dormir mal o nada por la noche....pues hace con que yo también a poco a poco vaya enfermandome del cansancio con ella, la energia baja y siento en estos momentos que necesito aire...como por aqui no tenemos familias y es complicado tomar aire, quedarme un tiempo sola y volver a cargarme las pilas...pues el unico rincon que tengo en estos momentos para recargarme es el trabajo y en estos momentos poder dejar a mi hija a la guardería se hace muy importante, aunque de doy cuenta a veces que para recuperarse del todo más días en casa le vendrían bién. Pero tambié me doy cuenta, que necesito tomar mi aire, para a la vuelta  poder darle lo mejor de mi persona.

martes, 4 de octubre de 2016

Trabajo

Llevo bastante añitos trabajando. Me gradué, saqué mi maestria y empecé mi carrera profesional.
Primero tuve posiciones de asistente, para luego pasar a gerente y hasta tuve una temporadilla con dos trabajos de mucha responsabilidad a la vez.
Siempre me gustó lo que hacía porque era justo para lo que yo había estudiado. Además, me daba la oportunidad de poner en practica lo aprendido, de profunfizarlo y de analizarlo.
La mayoría de las veces tuve muy buenos resultados y eso me permitió pasar de una posición a la otra, ganando de poquito a poquito más y más responsabilidades.
Antes de ser madre todo eso me parecía sumamente importante y ponía todas mis fuerzas para que las cosas salieran bién.
Luego decidí ser mama y durante el embarazo conseguí dedicarme a tope al trabajo también.
Luego seguí haciendolo de la mejor manera que podía, para demostrar al mundo que aunque fuera mama yo podía ser de igual forma una excelente profesional. De hecho los primeros años de vida de mi pequeña mantuve mi trabajo y creo que obtuve los resultados mejores de mi vida en cuanto a logros profesionales.
Ahora que decidí optar por la estabilidad y por tener menos responsabilidades, me doy cuenta de como estaba antes.
Y algo que pude valorar de forma diferente es el tiempo que puedo dedicar a mi pequeña. No me refiero a la cantidad, que para mi nunca fue un objetivo, porqué sé que no podría dedicarme solo al cuidado de mi hija y al trabajo domestico, me ahogaría y aunque pudiese economicamente permitirmelo, me dedicaría de igual forma a otras cosas. Me refiero mas bién a la calidad. Ahora siento que cuando estoy con mi hija estoy con ella al 100%, no me llevo todas las responsabilidades del trabajo para la casa, porqué tengo muy poquitas ahora. Consigo verle y sentirle con mucha más claridad y disfruto de nuestra familia con menos pensamientos rondandome por la cabeza. Estoy mucho más presente con el cuerpo, el alma y la mente.
La estabilidad laboral y las menores responsabilidades de mi cargo....dieron paso a otra dimensión de nuestra familia, a otra hermosa etapa de nuestro camino juntas.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Nueva rutina semanal

Ahora que estamos más o menos instaladas,podemos empezar a disfrutar de nuestra nueva rutina en nuestra nueva ciudad.
Creo que las cosas están yendo bien, aunque aun nos falten cosas por descubrir y contactos importantes por hacer.
De momento tenemos la guarderia que a mi pequeña le encanta. Las primeras semanas fueron durillas, los primeros días se iba feliz pero luego se dio cuenta que allá iba a pasar muchas horas del día y al entrar lloraba como una magdalena. Ahora se va corriendo a su clase, casi ni me saluda y ya no hay lagremas por el medio. La profesora me dijo que come muy bien y se echa siempre su siestita sin rechistar.
A las 5 y algo le recojo y nos vamos al parque, donde muchas veces se encuentra con otras amiguitas y eso de ir al mismo parque cada día a la misma hora hace con que tenga la oportunidad de estrechar relaciones también fuera de la guarde.
Luego nos vamos para la casita, al llegar a la casa saluda a todos sus peluches y empieza a contarles cosas y a jugar con ellos.
Mama prepara la comida y cenamos tranquilitas. La pequeña come rebien y le encanta la ensalada y en general todo lo que le propongo le gusta.
Luego viene la sesión sofá, abrazos y ternuras varias después de un día de correr por un lado y el otro, este momento todo para nosotras me encanta.
Luego lavarse, pijama, selección de la lectura antes de ir a dormir y así se acaba nuestro día.
¡Bendita rutina!

Otra entrada más merecen nuestros fines de semana de descubrimientos...

viernes, 26 de agosto de 2016

Y que buscas? A un papa?

Hoy fui al parque de nuestra nueva ciudad. Es un espacio muy hermoso, y nos permite cruzarnos con muchos niños y eso facilita mucho la integración de mi pequeña en nuestro nuevo destino.
Obviamente como siempre pasa a una familia monoparental por elección en un entorno donde al parecer debe ser algo raro, siempre debo responder a las mismas preguntas: y tu marido en que trabaja? Estas sola?....
Hoy me quedé un poquito mal porque me encontré con una conocida y de repente veo a nuestras hijas dibujando y escucho la mia diciendo: ahora dibujo mi familia, mi mama y yo.
Me encantó verle tan segura dibujando a nosotras y dije algo a la mama esa que tenia al lado y esa me dice: y su padre le conoció?pues me doy la vuelta y le dije: "pues no porque nunca hubo y si hubiera no le escondería por supuesto a su padre. Y además, busco que crezca sin perjuicios explicandole que hay muchas familias de todo tipo.".
Y esa me responde: "y ahora qué buscas? A un padre?". Me quedé helada y sentí que la frase estaba totalmente fuera de lugar y no me dieron las ganas de explicarle que primero lo que cuenta es ser familia que se quiere e unida, independientemente de que haya padre o no. Y segundo las mujeres podemos tener también otras aspiraciones, y mi sueño realizado es la familia que tengo.
Me entró un mal sabor y me pregunto si seguiré teniendo que dar miles de explicaciones a desconocidos o si algun día encontraré personas que sepan aceptar las diferencias sin intrometerse en la esfera privada ajena.
En fin...yo seguiré explicando cada vez la diversidad de las familias a mi hija y espero que en su momento tenga siempre una respuesta y no se sienta resentida y juzgada como me sentí yo hoy frente a la impresentable esa.