Páginas vistas en total

viernes, 25 de octubre de 2013

Para emergencias....vaya pesadilla

Bueno todo esta bien y ahora puedo pararme un momento para contar lo que ha pasado, han sido dias muy duros, pero bueno aqui estamos las dos recuperandonos.

Resulta que empecé yo vomitando muchísimo y al rato parece que haya contagiado mi hija tambien, asi que me levanté viéndole vomitando a ella tambien y en seguida fuimos al pediatra. Me avisó que los bebes se deshidratan pronto y que había que observar que no volviera a vomitar mas. Durante la consulta estaba mas o menos bien, parecía que lo peor hubiese acabado, cuando en realidad la pesadilla acababa de empezar.

En todo eso mama seguia mareada, con fuertes nauseas y sin poder casi ni tomar líquidos...

Mi hija de vuelta a la casa no querría tomar ni líquidos ni nada tampoco solo aceptaba el pecho (BENDITA LACTANCIA) pero al cabo de pocas horas otra vez se puso amarilla, empezò a estas super decaída y volvió a vomitar, fuimos otra vez corriendo al pediatra y le inyectaron un medicamento para que no volviese a vomitar, y nos diera tiempo de alimentarle y hidratarle.


En todo eso mama seguía mareada, con fuertes nauseas y sin poder casi ni tomar líquidos...pero el instinto de protección hizo con que no me importara nada de como me sentia yo y que siguiese acompañando mi hija de la mejor manera hasta verle mejor. Pero para eso todavía faltaba mucho...

Nos fuimos a la casa, empezó a tomar algo de líquidos a parte del pecho y comer dos o tres cucharadas de sopa de verdura, por la noche parecía estar mejorcito, algo se reia y estaba mas animada y asi nos acostamos las dos. Mientras dormía la pobre seguía como molesta, moviéndose y retorciéndose, no querría estar tumbada solo podia dormirse mientras yo le sujetaba y creo que intentaba aliviar el malestar lactando, pues a las 2 de la madrugada empezó otra vez a vomitar y fuerte, llamé a mis amigos que viven al lado, me ayudaron con un taxi y nos acompañaron para emergencias. Mi pediatra estuvo acompañándome por teléfono en todo rato y asesorándome, me hizo sentir bien que me respondiera siempre por teléfono y que buscara tranquilizarme.

En el hospital, le sacaron sangre y intentaron hidratarle nuevamente porque estaba muy decaída ..ahi que raro se me hacia ver a mi hija tan seria, ella que se rie a carcajadas cada dos por tres y que tiene una sonrisa para tod@s siempre. Bueno la enfermera no le encontraba la vena para sacarle sangre y tuvimos que subir en el área de terapia intensiva para  que la señora especialista que ahi trabajaba le sacara sangre, hizo super rápido y mi hija se puso a lactar y se durmió mientras le sacaban sangre.

Bueno estuvimos esperando ahi con mis amigos dos horas y solo a las 5 de la madrugada nos mandaron a la casa diciendo que todo indicaba que se trataba de un virus y que había que dejar que hiciera su decurso, las análisis estaban bien. Llamaron a mi pediatra y nos dieron algunos medicamentos para darle. Yo seguia con nauseas tambien y mas y mas mareada.

Pues fuimos a la casa y allá nos dormimos las dos exhaustas dos horitas, al levantarse me pareció estuviese mejorcito, a lo largo del dia, mi hijita volvió a comer alguna cosa, y a poco a poco volvió a sonreír y la juguetona de siempre.


Después de tres días puedo decir que mi hija ya estaba bien, el pediatra aconsejó de seguir observándole pero estaba realmente bien, ha vuelto a ser la comilona de siempre, risueña y juguetona. Yo viendo que estaba  mejor fui al medico me mandó reposo y una cura para la deshidratación a mi también. En todo momento me sentí acompañada por mis amigos (los poquitos que tengo aqui pero que en la necesidad se supieron bajar de la cama a las 2 de la madrugada y ayudarme en todo lo que fue nuestra estancia en el hospital) y la niñera que supo hasta aguantar mi mal humor y panico cuando vi que mi hija estaba tan decaída.

Que aventura tan desagradable, pero bueno aqui estamos las dos y totalmente recuperadas.

5 comentarios:

  1. Me alegro de que ya estéis mejor. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Aaaixxx...qué lastimita las dos, la peque porque es pequeña y no sabe lo que le pasa, pero tú que estando malita estabas allí aguantando como una mamá campeona. Me alegro que la cosa esté mejor. Besotes

    ResponderEliminar
  3. Ufff, supersusto. Menos mal que ya ha pasado y ha sido solo eso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Vaya susto luz!! Me alegro mucho de que ya estéis bien, pero me imagino lo. Mal que lo has pasado. Menos mal que te ayudaron tus amigos y el pediatra tan majo. Eres una supermadre! Tomate tu merecido descanso. Un gran abrazo, Carol

    ResponderEliminar
  5. Jo Luz, menudo mal rato habéis pasado, sobre todo me puedo poner en tu lugar, y es que eso de ver a la peque pocha tiene que ser durillo.
    Me alegro que ya estéis mejor, estos virus puñeteros te dejan tocada...
    Besotes para ti y la nena.

    ResponderEliminar

Dejame tus comentarios, siempre y cuando no sean para ofender, faltar de respeto o aprovechar de este espacio para discriminar, ser intolerante o desagradable. Muchas gracias.