Páginas vistas en total

lunes, 26 de mayo de 2014

Virus, bacterias.....y mucho más


Entre las cosas en las que nunca había pensando como escribí en mi anterior entrada eran las enfermedades.

 

Las enfermedades son parte de la vida de las personas, pero creo que much@s de nosotr@s preferimos no pensar en que algún dia pueda pasar algo a nosotr@s mism@s  y a las personas que más queremos. Parece que sea asunto tabú, de estos temas, incluido el tema de la muerte (la misma palabra me pone los pelos de punta), no se habla mucho, NADIE NOS ENSEÑA A SABER ACEPTAR DE LA MEJOR MANERA ESTOS TEMAS, a diría yo, a prepararnos a la muerte.

 

Todo este preámbulo, para decir, que las pequeñas pero para mi grandes enfermedades de mi peque, pues las he vividas super mal, hasta que mi sistema emocional colapsó. Lo que no conseguia superar, mejor dicho aceptar, eran momentos como:

  • Peque se enfermó casi siempre por la noche, ahí empezaba a notarla rara, inquieta, etc etc lo peor para mi fue pasarme las noches en vela con ella en brazo sin saber que estaba pasando;
  • Luego de descubrir que le estaba pasando, entre pediatras y hospitales, pues me resultó super pesado no tener tiempo ni para ir al baño,  ni para cocinar, limpiar un poquito ni hablar…en el momento en que la casa se te cae encima, estas con los pelos sin lavar, sin poder ir cómodamente al baño…pues en estos momentos siento que las fuerzas se me acaban;
  • El no tener familia al lado también hace con que las cosas se compliquen bastante…

 

Pues bien, después de haber pasado por varios meses entre virus e infecciones, empecé a tener ataques de ansiedad fuertes, a no poder estar ni sentada en el trabajo, a llorar o a tener muchas ganas de llorar , a sentirme perdida. En esto tuve la suerte de encontrar a una persona especial que en menos de tres consultas, a través de una mezcla entre reiki, cráneo-sacral y no sé que más, pues puso cada cosas en su sitio, cada emoción en su lugar, y hizo con que superara ataques de pánico, disminuyera la ansiedad y el miedo, pudiese llorar todo lo que necesitaba y se librara en todo su esplendor el amor puro que siento para mi hija, sin miedo, sin constricciones, libre de soltarse en toda su potencia.

 

Eso obviamente no quiere decir que a cada cosita de peque no me siga entrando la sensación de agobio, el miedo empiece a ocupar lugar dentro de mi, me haga sentir bloqueada, pero lo bueno es que ahora lo reconozco, lo acepto y busco superarlo rapidito para que mi hijita pueda sentirse segura y tranquila que todo irá bien. Noté obviamente que cuando estos momentos de miedo se apropian de mi, así como la negatividad de pensar “y ahora que?” pues peque también se pone nerviosa y empieza a gritar y llorar, como si sintiera que algo está pasando y no se sintiera a gusto.

 

¿y que nos ha pasado hasta ahora?

 

Pues puedo afirmar que desde enero 2014 no tenemos paz en cuanto a mocos, virus e infecciones.

 

Ya pude escribir de algunas de las cosas que nos han pasado, comenté que habia quitado peque de la guarde, pero vamos que la situación a pesar de estar en casita y bien resguardadita no ha cambiado.

 

Pequeño resume de los últimos eventos:

 

  • Los mocos a después de tantos tratamientos ahí seguían, decidí optar por la homeopatía y empezó un tratamiento largo con cosas naturales que hizo con que empezara a botar mocos, mocos y mocos, el mes de abril pasó entre los mocos, la apoteosis la alcanzamos con la playa, allá pareció que le saliera un ejército de mocos enteritos;
  • Después del mes de mocos el nuevo mes empezó con fiebre altísima y una visita de urgencia al hospital donde le diagnosticaron  una infección urinaria y pues ala otro antibiótico (cada mes una cosa, y siempre tratamientos pesados para su cuerpecito)
  • Pues resulta que la fiebre le duró tres días y que le brotaron manchas rojas en todo el cuerpo. Diagnóstico: roséola infantil;
  • Después de poquitos días se le fueron las manchitas, tomó todo el asqueroso antibiótico llorando siempre por el sabor que tenia y estaba tan espeso que le costaba muchísimo tomarlo, pero bueno después de una semanita hicimos la prueba de la orina para ver si todo esta bien;
  • Pues ahí seguía la dichosa bacteria, parece que el antibiótico no era lo adapto para la bacteria que tenia peque, así que ala OTRO ANTIBIOTICO.

 

 

Las cosas positivas de todo este proceso del cual todavía siento que no hayamos salido son:

  • Peque sigue la mar de feliz, baila, canta y come como una campeona;
  • Cuando tuvo fiebre altísima supe reaccionar, pues bañito templadito en plena noche, paracetamol y esperar sin pánico que el día viniera para ir al hospital luego de haber llamado el pediatra y todo solita y sin miedo J
  • Tengo a una empleada buenísima, que me ayuda muchísimo, aunque debo también de evidenciar que siempre todo suele pasar durante la noche e/o fines de semanas donde estamos solitas y que peque de todos modos cuando enferma quiere mamá a toda hora. Así que eso de que viene la empleada y puedo descansar, pues no en estos momentos no es practicable.
  • Todo virus/bacteria va pasando y las cosas mejoran.

 

Lecciones aprendidas:

 

  • Ya basta de sobreproteger peque resguardándola en casa como si fuera de cristal, evitando grupos de niños y centros comerciales, pues si se debe de enfermar, eso pasará y no habrá como evitarlo;
  • Ya basta de pasarme de un pediatra a otro, cambié mogollón y pues si hay que dar antibiótico hay que dárselos, todos me confirmaron lo mismo y me gasté una pasta para nada;
  • SER POSITIVA que todo pasa.

 

En todo eso, decir que hasta me llegaron a decir que por ser mi hija bella, simpática y risueña, pues alguien le había echado un mal de ojo….pero bueno para este asunto tal vez valga la pena escribir otra entrada….

 

3 comentarios:

  1. Luz te entiendo perfectamente... mis niños no sabían lo que era la enfermedad hasta que comenzaron la gardería y entonces empezamos a encadenar un virus con otro y nos tiramos hasta el verano padeciendo de todo.... cuando no era uno era el otro y cuando no los dos.... fué terribley eso que no puedo quejarme porque nada era grave.
    A partir de los dos o tres años enferman menos porque su sistema inmunológico va fortaleciéndose. De echo este año empezaron el cole y solo hemos sido visitados por los dichosos mocos.
    Asique animo... un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias pues si eso espero :-) abrazote

      Eliminar
  2. Luz te estas haciendo cada vez mas fuerte... Me alegro de leerte tan positiva!!!

    ResponderEliminar

Dejame tus comentarios, siempre y cuando no sean para ofender, faltar de respeto o aprovechar de este espacio para discriminar, ser intolerante o desagradable. Muchas gracias.