Páginas vistas en total

lunes, 15 de septiembre de 2014

Una toma


Una toma es lo que nos queda de estos 20 mesitas de lactancia, mi pequeñita solita de las dos tomas pasó a una y estoy encantada.

 

Como siempre mi pequeñita supo ponérmelo super fácil y ella misma decidió pasar gradualmente de dormir a 5 horas seguiditas, a 6 horas, a 7 horas y hasta llegamos a las 8 horas seguiditas.. casi no me lo creo…reduciendo los despertares a solo 1 vez por noche y sobre todo SIN LLORAR.

 

De momento por lo tanto solo toma una vez por la noche, por el día ya tiene el tema totalmente olvidado y gradualmente si mi pequeñita no abandonará esta ultima toma, veré como hacerlo, pero no tengo ninguna prisa.

 

Dormir tantas horas seguidas no tiene precio, aunque siga despertándome a veces mas por la costumbre que por otras cosas, es realmente un avance que nunca habría imaginado de poder vivir en tan poquitos días.


Mi pequeñita sigue la mar de feliz y estoy realmente encantada de haber tomado esta decisión.

 

La lactancia prolongada lo único que estaba creando era:

-malestar de la mama que se despertaba mas de 5 veces por noche;

- malestar por la mañana de mi pequeñita que ahora entiendo se debía al hecho que había dormido mal por la noche y con demasiadas interrupciones;

- dependencia del pecho para tranquilizarse, dormir, volverse a dormir, etc cada cosa le ponía el pecho en la boca con la convicción de hacerlo bien pero sin darme cuenta que lo único que creaba era dependencia y no le daba la oportunidad de descubrir que existen otras maneras también para todas esas cosas y sobre todo que ella misma solita podía dormir y volverse a dormir.

 

 

Y a las personas que piensan que para crear con amor y respeto tenemos que estar con el pecho disponible las 24 horas del día  con todo el cariño del mundo les digo que paren ya de normar el maternaje de las demás porque las mamas tenemos miles de otros recursos y sobre todo porque nuestr@s hij@s son mucho mas inteligentes y sabios de lo que pensamos y a falta de teta saben perfectamente que hacer…

 

Nunca tuve que dejar llorar mi hija, nunca tuve que abandonarle en la cama hasta que se cayera rendida…solo le conté lo que iba a pasar, le abracé, le canté, y al cabo de dos días ella misma prefería que nos tumbáramos en la cama y después de conversar mogollón, de abrazarme, de cantar …ella misma encontraba su manera de dormirse.

 

Gracias, gracias y gracias hija mia.

2 comentarios:

  1. ¡¡Enhorabulena¡¡ me alegro mucho que haya ido todo tan bien. Eres una madre estupenda y de tal palo...tal astilla. Un besote

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Qué bien!! Me alegro mucho de que os esté yendo tan bien. Para que luego digan que no se puede hacer "razonar" a un niño tan pequeño. Besotes!

    ResponderEliminar

Dejame tus comentarios, siempre y cuando no sean para ofender, faltar de respeto o aprovechar de este espacio para discriminar, ser intolerante o desagradable. Muchas gracias.