Páginas vistas en total

jueves, 28 de mayo de 2015

Obligar los niños a comer


Me acabo de encontrar con esta frase “Nos es ético ni saludable obligar a comer los niños, ni en casa ni en la escuela” y me viene a la mente la dura etapa de los 10 meses o algo así cuando de repente mi hija decidió que ya no le gustaba nada de lo que le ofrecía.

 

Antes de los 10 meses se tragaba todo lo que le ofrecía y la mayoría eran sopitas pero hubo un momento que ya justamente se hartó y no querría saber más de sopitas y parecidos.

 

Recuerdo los bailes que yo hacía para que comiera, las canciones que le cantaba y el nivel alto de estrés que me suponía y de nervios verle comer poco o nada (segundo mi apreciación por supuesto) me sentía tan impotente y cargada de angustia porque según mi ver comía poco. Por mi el momento de la comida llegó a transformarse en este tiempo en una verdadera pesadilla.

 

Obviamente eran todas cosas mías porque mi hija siempre creció la mar de bien de peso.

 

En muy pocas ocasiones creo llegué hasta a gritarle y quise esforzarle y mucho…pero por suerte pronto reaccioné, cambié de actitud y acepté que pues mi hija comía lo que querría comer  y punto.

 

Después del año empezó a comer la mar de bien, simplemente querría comer lo mismo que yo y nada de sopas y esas cosas que ya le habían hartado, fue darle parte de mis platos y empezar comer de todo que representó un cambio radical en nuestras vidas.

 

De hecho la etapa de “no me gusta no quiero comer” nos duró creo como un mes o máximo dos porque después por suerte rápidamente la situación después de la aceptación fue solucionándose por si misma y sin estrés.

 

Mi hija come la mar de bien, cuando vamos a cenar con familias, todos se sorprenden de lo bien que come  y que todo le guste, especialmente verduritas, frutas y en general las cosas sanas.

 

 

A mi no escondo que verle comer y comer bien me da la mar de tranquilidad, y me siento muy agradecida y afortunada, porque sé que no siempre es así.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejame tus comentarios, siempre y cuando no sean para ofender, faltar de respeto o aprovechar de este espacio para discriminar, ser intolerante o desagradable. Muchas gracias.