Páginas vistas en total

sábado, 28 de noviembre de 2015

Irse de marcha

Hoy es uno de aquellos días que después de una semana súper intensa de curro y después de realizar el dichoso evento que te mantuvo con los nervios a flor de piel por muchos días, te apetecería llamar a una amigo o a un amigo e irte a emborrachar por ahí y si escapa, fumarte algún y otro cigarro.

Pero, hoy es más un día en que despues de trabajar horas extras, tienes que correr a la casa, despedir a la señora que cuida tu hija, e lo maximo que puedes hacer es irte a dar un paseo con tu pequeña. Meterte en seguida a la casa no te apetece y te vas a dar un paseito por el barrio de las manos de tu hija.

Claro está que esos momentos son únicos y que el poder disfrutar de tu hija al final del día es una bendición y te encanta poderle abrazar, preguntarle como ha ido el día, contarle del tuyo y seguir mirandole con la baba a la boca, con el amor aquel que solo tienes hacia ella y que no deja de sorprenderte de lo intenso que sigue siendo....

Pero también, cuando el día se acaba del todo, acuestas tu hija, y  escribes la entrada y escuchas musica entrar por tus ventanas, del bar de abajo, te recuerdas que pues si, hoy era el día en que te hubieras metido en un bar, habrías tomado unas cuántas cervezas y te habrias ido de marcha por ahí toda la noche....

1 comentario:

  1. ains, yo es que no he sido mucho de irme por ahi a escuchar musica, bailar, o tomar cervecita, he preferido siempre pasear, leer ir al cine, jajaja.
    pero piensa que con tu peque se va todo lo malo y viene todo lo bueno, que mejor que una sonrisa suya?
    o un beso?
    no hay nada cariño, no hay nada mejor que eso.
    un abrazp

    ResponderEliminar

Dejame tus comentarios, siempre y cuando no sean para ofender, faltar de respeto o aprovechar de este espacio para discriminar, ser intolerante o desagradable. Muchas gracias.