Páginas vistas en total

viernes, 27 de marzo de 2015

Homeopatía


 

 

Me considero muy ignorante en relación a toda la medicina “alternativa”, siempre me curé con medicamentos “occidentales” y nunca me plantee en ningún momento recurrir a otro tipo para sanarme. Eso si en un momento de mi vida empecé a meditar, hacer yoga kundalini, reiki, cuidar también de mi alma y de mi ser interior. Me encantó conocer el poder de la meditación y sentir lo bien que me hacía y busqué mantenerme en paz, armonía, sin olvidar de sentirme agradecida por los tesoros que la vida me dio.

 

Luego entra de repente un tema familiar delicado, el estrés del trabajo, personas negativas que se te acercan, virus y bacterias de mi hija…y me encuentro en un círculo viciosos del cual siento que sola no estoy consiguiendo salir. Me doy cuenta que hace mucho no me dedico a meditar (años dirías yo) no estoy haciendo nada para mi bienestar físico y espiritual, como fatal y bueno la situación se me escapa de las manos.

 

Cuando eso está pasando y está yendo a mas, aparecer las señales que me hacen parar, retroceder y reflexionar sobre como estoy actuando, como estoy viviendo y como me estoy sintiendo. Y aparecer las enfermedades de mi hija, que va cogiendo todo y se encuentra totalmente desprevenida frente a todos los virus y las bacterias que le rodean. Es mi reflejo y a veces siento que la pobre absorbe todo, lo bueno y lo malo de mi.

 

Bueno cuando por fin recapacito empiezo a buscar soluciones, a buscar caminos, y en eso estamos. Esta vez siento que todavía estoy en un buen momento como para encontrar caminos adecuados, que todavía tengo energías bien guardadas, mis chakras funcionando y fuerza para encontrarlos.

 

En este camino de búsqueda me encontré con un doctor homeópata al cual llevé hoy mi hija y le conté de nuestras andanzas este mes, de sus dos tratamientos antibióticos seguidos,  de su infección bacteriana intestinal que no pasa, etc etc

 

Me dijo que esas situaciones son la expresión de un desequilibrio energético, mi hija está en una situación energética floja con lo cual está predispuesta al momento a cogerse todo. Los medicamentos con químicos no hacen que empeorar esta situación porque no curan las causas sino solo los síntomas. Los antibióticos dijo que el personalmente no se los hubieras receptado porque todo lo que tenia mi hija se podía curar con la homeopatía sin químicos. Me preguntó sobre como es mi hija, sus características, forma de ser y sobre lo que no le gusta. Conversamos mucho y me pregunto sobre nuestra familia etc. Me dijo que se nota que estamos muy pegadas, y que si mi hija en este momento es mi reflejo y todo lo que me pasa a mi también se lo transmito a ella.

 

Después nos fuimos a la camilla, en todo eso se dio cuenta que mi hija es súper colaboradora, risueña, sociable, con sus ojos súper expresivos y me lo dijo. No me sorprendió nada porque me lo dicen todos, pero eso se me cae la baba de la boca cada vez que lo escucho.

 

Ahí fue cogiendo varios botes y me dijo de sentarme en la camilla con mi hija de ponerle una mano en su barriguita y la otra de juntar dos dedos y de hacer fuerza para que el con sus manos no consiguiera abrir mis dedos. Puso a una a una las botellitas en la barriga de mi pequeña y solo en una ocasión el doctor no consiguió abrir mis dedos, pues no sé que pasó pero al parecer la botellita contenía el producto adecuado por la pancita de mi hija y eso ayudó transmitiendo en mis dedos fuerza para que no pudiese abrirlos.

 

 
Le dio un tratamiento por dos semanitas y tendremos luego otra consulta de control…lo único que me queda ahora es CONFIAR  de estar en el camino justo y seguir andando

¿Vida o película?

Justo hoy estuve conversando después de mucho tiempo con una mamá de una bebe de tres mesitos y bueno de mamá babosa me espero que todas las madres me cuenten de lo bonito que es serlo, de lo hermosa que es la maternidad, claro con sus luces y sus sombras.


Pero esta mamá lo único que me contó fue de la depresión fuerte que tuvo, de su mas de un mes de hospitalización, de sus ganas de quitarse la vida, de su salir de la oscuridad de a poco a poco, de su buscar ser feliz para su hija.

No quiero imaginar la angustia que debe haber sentido esta criatura desde cuando estaba en la barriga hasta cuando tuvo la oportunidad de salir y se encontró con una madre triste, llorona, y enferma.


En mi opinión somos el resultado de como nos hemos sentido cuando eramos pequeños y todo influye sobre nuestro presente, y las heridas que pueden producir ciertos comportamientos de nuestros padres, nos puede costar mucho reconocerlas y soltarlas.

La vida fue bastante dura con esta mujer, pasó por miles de tratamientos y cuando casi había decidido rendirse a la evidencia que tal vez no iba a ser mama, a sus 40 años se queda embarazada y lo descubre justo el dia en que le llaman para decirle que su marido, su querido marido, nunca mas habría vuelto de la mision de trabajo, pues había tenido un accidente y se habia muerto.

ojala la vida no sea igualmente dura con aquella criatura que esta mujer ahora tiene en sus brazos y le permita crecer con todo el cariño, amor, respecto que merece, ojalá

sábado, 21 de marzo de 2015

Circulos Viciosos

No sé que nos está pasando y estoy intentando no asustarme mucho pero es que llevamos mas de un mes entre virus y bacterias con dos tratamientos de antibióticos en menos de un mes y me siento angustiada.

De repente de estar la mar de bien y felices nos encontramos dentro del circulo de las enfermedades y no sé que hacer para salirme porque parece que cuando estamos bien, pues de repente llega otra cosa.

Miro mi pequeña y me pregunto: qué nos esta pasando?

En una de mis entradas hablé de los antibióticos y de lo que pasaba con la salud de mi pequeña, pues cuando estuvo mejor salimos  y fuimos al parque con amiguitos, al día siguiente peque estaba con dolores fuertes de barriga, parecía un normal virus intestinal y al parecer solo le había durado una noche en la que por cierto no cerramos ojo. Pero al cabo de tres días estaba todavía con dolores de barriga, estreñida, nos pasamos mas una noche sin dormir hasta que me decidí en realizar unas análisis de laboratorio y descubrí que tenia una infección bacteriana intestinal y a la pobre tuve que darle otra vez antibiótico.

Hace ma de un año que no nos pasaba algo asi, en aquel entonces también empezó a enfermarse seguido después de haber entrado a la guarde y  yo estaba que no dormía, angustiada y ya no sabia a que medico llevarle para que no me la medicasen mucho. Esta vez lo cierto es que no es por la guarderia porque todavia ni pudo empezar la pobre.

Esta pediatra que tengo es la mar de buena y siempre fue clara en decirme, siempre y cuando se necesite el antibiótico pues es mi deber indicártelo, pero siempre que podamos evitarlo lo haremos. Pues hasta ella creo que le dio pena esta vez también decirme que tenia que darle antibiótico, pero no había opciones.

Quiero probar a ir a un homeópata, pero sin estrés, porque cuando pasó hace mas de un año me iba de un medico al otro, nadie me convencía, solo gastándome dinero y solo con las vacaciones que nos concedimos y solo volviendo a la ciudaddedondesoy peque empezó a sanarse del todo y yo con ella.

Cuando se enferma peque, yo también es como si me enfermara con ella, la preocupación, el miedo que le pase algo, que vuelva a enfermarse, de no salir del circulo virus/bacterias es tanta que a veces hasta me entran ganas de llorar. Pero luego intento ser mas positiva y convencerme que es una racha y que irá a pasar.

Me han a llegado a decir que debería pensar y reflexionar sobre lo que pasa en mi vida también, porque peque es un reflejo de mi, me han dicho también que debería pensar en algo que compré, me regalaron en algún objeto que haya traído a mi casa, y tirarlo a la basura, también me han dicho que debería liberarme del mal de ojo o algo asi.

Yo de todas esas cosas la verdad que me creo menos de la mitad, pero algo es cierto, a veces siento que la casa está muy cargada cuando mi pequeña esta enferma, de energía o lo que sea muy pesada y en estos casos lo que suelo hacer es quemar inciensos. También creo que hay energías que nos rodean a veces que si estamos estresadas (hablo por mi mas que por ella) o lo que sea, pues nos encuentran y entran en nuestras vidas. Para mi esas energías a veces dependen de las personas, de la envidia de las personas y será una tontería pero y eso lo puedo probar, cada vez que puse en las redes sociales algunas imagenes muy representativas de nuestra felicidad o alguna frase relacionada a mi estado de animo y a mi ser feliz, pues de ahi han empezados estos circulos raros de virus/bacterias y accidentes varios.

No entro en el detalle de lo que nos ha pasado a ambas, pero muchas y digo muchas cosas nos han pasado justo cuando me habia permitido de gritar al mundo cuanto estabamos felices.

Y también creo que a veces algún encuentro nos puede jugar malas pasadas, si pienso a cuando empezó todo eso recuerdo que fue  después de haber salido con una chica del trabajo y su hija, ahi todo empezó a torcerse....

Será que el envidia puede llegar a tanto?
Si fuera así, que hay que hacer para estar protegidas?

“Mi hija es sana.
Mi hija está muy bien.
Mi hija es muy feliz”
Voy a buscar mas afirmaciones para que acabe pronto esta etapa.....y buscar pensar positivo

lunes, 16 de marzo de 2015

Adiós pañal...ultima parte

En estos meses peque pasó de virus y bacterias incesantemente, vamos que no me daba tiempo salir con ella recién recuperada que se contagiaba de otra cosa, hemos pasado de un resfriado a una otitis aguda, de la otitis a una gripe y de la gripe a un virus intestinal y todo justo cuando había decidido de inscribir peque a la guardería y había acordado con las demás mamas los dias en que habría ido a lo largo de la semana.

Pero de momento ni guardería ni nada porque lo primero es que se recomponga de la mejor manera para enfrentarse de la mejor manera a los virus y más bacterias que habrá por ahí.

Todas las enfermedades en su forma mas aguda se manifestaron mientras yo estaba en el curro y la angustia de escuchar por teléfono a la señora que le cuida diciendo "es que sigue llorando y no consigo calrmarle" o "es que hoy no quiso comer y dice que le duele mucho la barriga" sigue muy pero muy fuerte y no obstante debería estar más treinada al respecto...pues no, salgo del curro corriendo y no veo la hora de llegar a la casa para ver como está con mis propios ojos.


Bueno durante el virus intestinal aproveché para quitarle el pañal del todo, es decir, empecé a explicarle que no ibamos a poner pañal por la noche y que en caso me debía llamar para ir al baño. Considerado que seguimos colechando debo de decir que me sentía bastante tranquila porque pudo observar cada movimiento y darme cuenta de todo. Por precaución decidí poner un plastiquito bajo de las sabanas por si acaso se hacia pis en la cama.


Pues la noche del virus pasamos fatal porque la pobre cada hora empezamba a llorar por el dolor y a decirme que le dolia mucho la barriga con lo cual cada vez le llevaba al baño. Solo se mojó las braguitas y el pijama en dos ocasiones pero nunca llegó a hacer pis que en la cama.

El segundo día ya estaba mejorcito de la barriga y me pidió una vez solo de ir al baño pero eso si nos pasamos una o dos horas despietas abrazaditas por los gases que la pobre tenía.

Bueno de momento nos está yendo bien y estamos en una nueva etapa de su vida.....una vida a sus dos años y un mes y algo sin pañales en el medio....ainssss que se me hace mayor...y que rapido todo

Estoy muy feliz con mi familia orgullosamente  monoparental y a veces pienso que hermoso hubiera sido empezar antes y poder tener mas hijos pero tambien me doy cuenta que si hubiera sido así no me habría encontado con mi actual hija, y siento que lo que mas deseo ya lo tengo a mi lado y se calman los pensamientos.

Ahora sólo espero que la etapa virus, bacterias se acabe pronto o mejor dicho que ya se haya acabado, aunque lo dudo porque en dos semanas empieza la guardería