Páginas vistas en total

jueves, 28 de mayo de 2015

Obligar los niños a comer


Me acabo de encontrar con esta frase “Nos es ético ni saludable obligar a comer los niños, ni en casa ni en la escuela” y me viene a la mente la dura etapa de los 10 meses o algo así cuando de repente mi hija decidió que ya no le gustaba nada de lo que le ofrecía.

 

Antes de los 10 meses se tragaba todo lo que le ofrecía y la mayoría eran sopitas pero hubo un momento que ya justamente se hartó y no querría saber más de sopitas y parecidos.

 

Recuerdo los bailes que yo hacía para que comiera, las canciones que le cantaba y el nivel alto de estrés que me suponía y de nervios verle comer poco o nada (segundo mi apreciación por supuesto) me sentía tan impotente y cargada de angustia porque según mi ver comía poco. Por mi el momento de la comida llegó a transformarse en este tiempo en una verdadera pesadilla.

 

Obviamente eran todas cosas mías porque mi hija siempre creció la mar de bien de peso.

 

En muy pocas ocasiones creo llegué hasta a gritarle y quise esforzarle y mucho…pero por suerte pronto reaccioné, cambié de actitud y acepté que pues mi hija comía lo que querría comer  y punto.

 

Después del año empezó a comer la mar de bien, simplemente querría comer lo mismo que yo y nada de sopas y esas cosas que ya le habían hartado, fue darle parte de mis platos y empezar comer de todo que representó un cambio radical en nuestras vidas.

 

De hecho la etapa de “no me gusta no quiero comer” nos duró creo como un mes o máximo dos porque después por suerte rápidamente la situación después de la aceptación fue solucionándose por si misma y sin estrés.

 

Mi hija come la mar de bien, cuando vamos a cenar con familias, todos se sorprenden de lo bien que come  y que todo le guste, especialmente verduritas, frutas y en general las cosas sanas.

 

 

A mi no escondo que verle comer y comer bien me da la mar de tranquilidad, y me siento muy agradecida y afortunada, porque sé que no siempre es así.


martes, 26 de mayo de 2015

Violencia en contra de las Mujeres


Me pregunto cuanta de las mujeres que me rodean subieron o están subiendo violencia de parte de sus parejas, familiares, amigos o colegas del trabajo. Hay tantas formas de violencias y alguna tan sutiles, que tal vez, alguna de las mujeres que la están sufriendo ni se dieron cuenta de ser víctimas.

 

A mí el tema de la violencia en contra de las mujeres me impacta muchísimo y se me parte el corazón cada vez que abro el periódico y veo casos de violencia en contra de mujeres, los ponen pequeñitos, no le dan la primera página, y para encontrarlos tienes que rebuscar hasta el final del periódico, pero allí están. Mujeres muertas por mano de las personas que en principio debían de protegerlas, y atrás de aquellas mujeres las victimas invisibles, sus hijos que muchas veces ni se mencionan pero ahí están ellos también víctimas de violencia y sin haber podido ni siquiera tener el tiempo de desarrollar las condiciones mínimas para protegerse frente a la violencia. Violados del más básico derecho, el derecho a ser niños y de poder tener una infancia feliz.

 

A mi este tema me mueve por dentro por muchas razones, por solidaridad con las mujeres víctimas de violencia, por solidaridad con sus hijos, por haber sido yo también victima en algún momento y por el hecho de ser mujer yo también, por el hecho de saber que solo por ser mujer puedo ser víctima de violencia, porque asi indican las estadísticas y los casos tan frecuentes.

 

¿Cuántas de nosotras hemos subido violencia o tenemos amigas que subieron o están subiendo?

Creo que todas tenemos miles de historia para contar, aquí ahora en estas “hojas” quiero contar la mía.

 

Desde pequeña he convivido con la violencia, asistiendo mas de una vez a escenas donde mi padre gritaba a mi madre, le pegaba e insultaba. Vi mi madre correr fuera de la casa, y  tengo muy pocos recuerdos de mi infancia casi como si puse todos, los buenos también, en el cajón del olvido. Pero ahí está mi madre con sus zapatillas rosadas con plumitas suavecitas, sentada en el peldaño de la casa de mi tío, con las rodillas recogidas mirando hacia abajo y ahí está una niña muy pequeña mirándole y preguntándole si todo iba bien. Aquella niña soy yo y este es uno de los pocos recuerdos que tengo de mi infancia, los demás no sé por dónde andan. También recuerdo aquellos gritos y los objetos por todas partes y con la edad de mi hija recuerdo huir medio desnuda de la casa y que mientras estaba corriendo en el lado derecho de la calle un hombre en bicicleta me mire y de la cara que puso me di cuenta que se estaba preguntando donde iba una niña tan pequeña sola. Estos son los pocos recuerdos que siguen vivo de mi infancia, de cuando era muy pequeñita.

 

Luego crecí, la violencia en casa fue disminuyendo, mis hermanas y yo hicimos con que muchas cosas no se repitiesen y todo fue mejorando, tanto que ahora a mis 40  y piquitos años tengo una familia “sana” y sin violencia, aunque por supuesto mucho es el trabajo que debo recordarme hacer para sanar la niña que está todavía en mi y que a veces vuelve a sentir aquellas emociones aflorar y que busca canalizarlas hacia lo positivo.

 

De niña recibia algunas llamadas de un señor muy mayor que me llamaba cuando mis padres no estaban para preguntarme de que color eran mis braguitas, al parecer era un vecino, mis padres pusieron bajo control el teléfono y le encontraron pero nunca me llegaron a contar de quien se trataba

 

De adolescente me ha pasado de hombres desconocidos que me ponían mano mientras andaba, mientras estabas en el bus, en la discoteca, en los bares, o que me silbaban cuando andaba por la calle…..nunca creo que llegué a entender bien de qué tipo de violencia se trataba, parecía casi tan normal y corriente, que nunca creo llegué a entender que nivel tan bajo de violencia me estaba pasando, donde mi cuerpo se consideraba un objeto al cual todos podían acceder.

 

 

A las mujeres nos da vergüenza contar los casos de violencia que subimos o estamos subiendo, casi fuera nuestra culpa, pero en mi caso estoy totalmente consciente y sé que NUNCA fue mi culpa sino que la sociedad machista, patriarcal y violenta en la que vivimos, hace con que las mujeres siempre estaremos más expuestas a la violencia.

 

Largo es el camino que los hombres deberán de recorrer para no transformarse en seres violentos y para que la sociedad realmente se de cuenta del impacto de la violencia en todos los ámbitos, y se tomen acciones más eficaces para reducirla y eliminarlas del todo.

 

En mi trabajo pude hacer algo por sacar a una mujer de una situación muy violenta y ojala todos y todas hagamos los mismos, apoyemos estos casos y no cerremos los ojos hasta que pase la tragedia y ya sea tarde para hacer algo.

 

En mi recorrido personal también mucho es el camino que debo  recorrer para confiar al 100% en los hombres y para pensar que tal vez haya mucho más hombres no violentos en el mundo que lo contrario…...



 

Parejas

Me rodean varias parejas de todo tipo, bueno de todo tipo tal vez no porque la casi totalidad son heterosexuales.

Tengo a una pareja muy cercana que mi hija adora, que tienen un poquito más de 40 años y están pensando de tener hijos aunque al final al parecer siempre hay razones para postergar. Ella va a cumplir 43 de aqui a poco, el dice que tiene claro que quiere tener hijos.....ahora me pregunto si a 43 años una mujer puede permitirse de esperar y hasta cuando puede seguir a postergar.


Luego conocí a otra pareja que llevan juntos entre altos y bajos casi 15 años, cuando ella tenía casi 35 tuvieron su primera hija, y al cabo de un año de tener su hija, una otra crisis inesperada y como no tengo confianza como para preguntar detalles sobre lo que pasó, no sabría decir el porque; por lo visto la rutina, el agobio y no sé que otra cosa más por un momento se apoderaron de la relación y al parecer ahora están buscando de volver a la normalidad. Y si antes que naciera su hija ya estaban programando de tener otra seguida, pues ahora dicen que lo primero será recuperar la relación y la pareja.


Y sigo conociendo tipologías de parejas que desconocia por completo y que me sorprenden mucho. Se trata de parejas con o sin hijos que tienen trabajos muy buenos y que por el trabajo aceptan vivir lejos por largas temporadas. Son parejas de años y que viven a la distancia y para verse necesitan algunas cruzar el oceano otras un viaje en avión de pocas horas.

Este tipo de parejas tal vez son las que mas se ajustan a mi ideal en este momento de mi vida....mi rutina y mis espacios seguirían siendo los mismos, seguiria disfrutando a tope de mi hija, podría dedicarme a mi trabajo y a cultivar mis amistades e intereses, pero tendria en algun lugar del mundo alguien recordándose de mi, interesado en saber como me trata la vida, alguien especial para el cual ponerme de viaje y hacer las maletas de vez en cuando. Alguien especial con el cual a la distancia compartir mi dia, mis preocupaciones, mis anécdotas....alguien al cual mandar un whatsapp cada dia y alguna foto de lo que hago...alguien que nunca se olvida de preguntarme como me ha ido, que se acuerde de los eventos importantes de mi vida y que a la distancia quiera compartir su vida conmigo. Alguien que de vez en cuando rompa mi rutina y se instale por un tiempito en mi casa o con el cual compartir un hermoso hotel en algun lugar del mundo que nos quede a medio camino.


Pues eso mismo es lo que me encantaría tener en mi vida en este momento...un amor a la distancia.

lunes, 25 de mayo de 2015

Noche ajetreada


Esta noche tuvimos una noche bastante ajetreada, al parecer mi nena (*así le gusta definirse a mi pequeñita) no conseguía dormir, se movía por todos lados, llorisqueaba, se tocaba la barriga y bueno eso siguió así por un buen rato.

 

Hasta que a sus 2 añitos y 4 mesitos, se bajó en plena oscuridad de la cama, se fue sin rechistar  y sin decir nada hacia la cocina sola, se subió a la silla sin encender las luces, se tomó el resto de su vaso de agua que tenia en la mesa de la cocina, se volvió a la cama, cerró la puerta, se subió a la cama sin decir ni mo ni mu y se volvió a dormir.

 

Ainsss que se me hace grande y cada día más independiente.

 

Todo el ajetreo supongo que se debió a que se comió un pedazo grande de queso, vamos que era para las dos y se lo tragó todo ella, y luego quiso repetir tres veces la tarta que le preparé, que tambien estaba con queso, en fin que me supongo que la digestión le iba costando a su estomaguito y tanto sal seguro le dio mucha sed.

 

En fin que empiezo el lunes reventada y con cara típica de lunes y además hoy como si no bastara el tiempo está fatal.

 

 


viernes, 22 de mayo de 2015

El poder de las palabras

Después de escribir mí entrada del día de ayer, se me vacío el corazón de la angustia y dormí bien y me desperté sin ningún pensamiento raro y preocupación.

Escribir me sana, cada vez que me siento llena de pensamientos que no consigo parar y me siento angustiada, me pongo a escribir y me siento mucho mas aliviada. Cuando no tenia blog, tomaba papel y bolígrafo y me ponía a escribir. Me encantan los cuadernos, tengo muchos y desde siempre escribo. Creo que escribir lo que me pasa, lo que siento se remonta a la escuela primaria, aprender a escribir y tener guardadito mi diario secreto, creo que fue todo al mismo tiempo.

En la casa de mis padres tengo muchas de mis cosas guardadas en cajas de cartón, y en una de las cajas están bien guardaditos mis diarios, este invierno que pasé las navidades en casa me di cuenta que estando ahí cerrados se estaban arrugando, las hojas se estaban pegando y decidí sacarlos, limpiarlos todo y guardarlos en un cajón.

Aquí también tengo algunos, pero la mayoría anda por la casa medio empezado, y creo que con tanta tecnología y con tanto estar pegada a la computadora, de momento la etapa de escribir en mis diarios parece haber pasado, y cuando quiero escribir me vengo por aqui.

La costumbre de comprarme de vez en cuando cuadernos esa no la perdí y me parecen la mayoría preciosos, hay un montón de topo tipo y cada vez que me encuentros con tiendas o mercadillos que venden cuadernos me entran la baba a la boca.


Hoy en el medio de una conversación me dijeron algunas cosas que pusieron toda mi energía en circulo y sentí que la misma estaba saliéndose por todos lados, sentí lo mismo que había sentido cuando en el medio de una constelación familiar, la costeladora me preguntó por mi hija, y me dijo que mi áurea se había llenado de mucho amor, que el amor que sentía por mi hija salía de mi y era hasta perceptible. Mucho pero mucho amor. Hoy durante una conversación una amiga me dijo que estaba radiante, eso me pasaba mucho cuando estaba embarazada, no paraba la gente de decirme que estaba radiante. Y bueno hoy no sé porque pero la frase hizo con que me saliera energía, sensaciones, etc por todos lados.

Tal vez la persona no sé dio ni cuenta, pero aquella frase en aquel momento, me hizo sentir viva y tal vez era justo aquello que necesitaba escuchar en aquel momento.

El poder de las palabras......

jueves, 21 de mayo de 2015

Padres

Dicen que para tener relaciones sanas con las personas que nos rodean, sobretodo con parejas y hij@s, sea sumamente importante sanar la relación con nuestros padres.

Personalmente me costó muchisimo aceptar a mi padre, siempre fue un hombre muy autoritario, griton, con mi madre a veces cuando yo era pequeña fue violento, era un mujeriego...hasta que hubo un momento que me di cuenta que debía dar el paso, aceptarle así como era, si querria vivir con plenitud mi vida. Sentí que era muy importante este paso sobretodo cuando estaba por nacer mi hija....y bueno con altos y bajos creo haber conseguido muchas mejoras en nuestra relación y fui yo que cuidé de mi padre cada día cuando en diciembre del año pasado estuvo casi a punto de perder la vida.

Ahora está mucho mejor aunque cada vez que hablo con el desde la distancia me parece que anda muy preocupado por la crisis, por su situación de salud, por el dinero...y a pesar que el hecho de estar vivo sea un milagro, parece que siempre encuentre razones para deprimirse.

Yo cada vez que hablo por el skype con el no escondo que me entra un bajon a mi también, me pongo nerviosa y transmito mi ansiedad a mi hija que en seguida pega unos gritones porque siente que algo no va bien

Con mi madre siempre tuve una relación bastante buena, hasta que justo cuando mi padre se enfermó por una serie de razones empecé a sentirle muy distante, no me gustó en algunas ocasiones su actitud y empezó a cuestionar mis elecciones en cuanto a donde querria vivir y a lo que había decidido por mi vida.

Cuándo mi padre se enfermó me di cuenta que lo que más querria era que mi hija pasara tiempo con ellos, buscar empleo cerca de mi casa, volver a mis raíces....estaba lista a dar el salto.

Mi madre en seguida me prohibió volver a la casa donde viven ellos, me dijo que tenia que pensar en mi futuro y en el futuro de mi hija, que ella estaba cansada y que ahí en el medio no me querria

Mi padre, sin embargo, insistió para que dejase el país donde vivo y fuera a vivir ahi y me buscara trabajo ahi cerca, así que me fui de vuelta a la ciudaddondetrabajo con la idea de volver pronto a mis raíces

Al cabo de pocos meses mi padre tambien me dijo que allá ya no habia sitio ni para mi ni para mi hija, que ellos estaban cansados y que necesitaban de tranquilidad....me repitió las mismas palabras de mi madre.

Me dijo que estaba arreglando el departamento cerca de la casa de ellos para que cuando volviera aunque fuera para vacaciones me quedara ahi con mi hija...el solo pondria cama y cocina y el resto obviamente debería ponerlo yo y me pasaba la propiedad del piso.

Yo si vuelvo a la ciudad de mis padres es para pasar tiempo con ellos y para que mi hija disfrute de su familia, no seria para meternos las dos en una departamento vacio, con todo por comprar....esa no es la idea que tengo yo de vacaciones. Dormir solas, eso ya lo hacemos casi 365 dias al año y si volvemos y nos ponemos de viaje, de largo muy largo viaje, es para estar con ellos, no nuevamente solas en un departamento vacio.

Me da mucha pena la situación, me siento herida, decepcionada y siento que debo buscar sanar esta relación por mi hija, por su bien, porque si que estoy convencida que solo cuando conseguiremos sanar la relación con los padres podremos tener una relación armoniosa con las personas que nos rodeas y sobretodo con nuestros seres mas queridos: los hijos. Caso contrario seguiremos repitiendo cíclicamente y sin darnos cuenta justo aquéllos comportamientos que mas nos hirieron.

La decisión está tomada ahora hay que buscar el mejor camino....






lunes, 18 de mayo de 2015

Dibujos animados

Hace unos meses atras cuando ponía los dibujos animados, mi hija se pasaba un medio segundo viéndolos y luego reclamaba enseguida mi atención para que jugáramos juntas.

Ahora se puede hasta pasar una hora seguida viendo dibujos animados, mejor dicho viendo el dibujo animado que ella prefiere cuyos protagonistas son un oso y una niña.

No tenemos televisión (opté hace mucho tiempo deshacerme de la tele) y los dibujos animados los vemos desde la computadora y se puede tirar como 20 episodios sin despegarse de la compu.

Por supuesto que si de repente intento explicarle que mama desea ver tambien otra cosa y que ya vio a mucha "tele" pues se monta una tragedia que no veas, así que lo unico que me queda por hacer es desconectar el wi fi para que la compu pare de transmitir los dibujos a través de YouTube

Y bueno con eso le digo que la compu está cansada y nos ponemos a jugar algo juntas.


Por supuesto que si tengo que hacer cosas estoy la mar de feliz verle toda concentrada viendo a sus dibujos animados y riéndose a carcajadas pero tambien creo que hay que poner limites y antes de verle horas y horas frente a una compu, prefiero apagarla y buscar capturar su atención inventándome juegos por hacer juntas.


Lo que mas le gustan ultimamente son los de fingir de cocinar o que nos pongamos a cantar y bailar.

Debo de admitir que estoy en una etapa de zero creatividad y a veces me siento con zero ideas de cosas que podriamos hacer juntas, y eso debería de cambiar y YA.

Así que me pondré a navegar en internet para ver si mi creatividad vuelve a su sitio y me inspiraré para que podamos hacer actividades diferentes por lo menos cada fin de semana o cuando tengamos tiempo.

Me encanta ver a mi niña pasarselo bien cuando estamos con mucho niños y prontito pues si mi pequeña tambien empezará la guarderia y estoy segura que esperar un poquito más valió la pena....o eso espero.

Hace un tiempo que mi hija cuando le llamo bebe me dice "bebe no, NENA"


Ainsssss como crece de rapido y que penita me da..tengo la sensación que todo esté pasando demasiado rapido y de no tener el tiempo de disfrutar de todo momento.

¿Será que a alguien mas le pasa lo mismo?

domingo, 3 de mayo de 2015

Papa

Escuchamos canciones que hablan del papa, vemos dibujos animados donde hay a veces un papa, compartimos espacios con familias donde hay un papa...la palabra papa no es nueva para mi hija y la conoce pero obviamente por circunstancias no la usa mucho.

Por supuesto que con mi hija hablo sobre el tema de las familias y un día recuerdo haberle hecho unos dibujos sobre los varios tipos de familia, aunque de momento veo mucho interes de parte de ella, de hecho no creo que el tema de momento sea algo que le llame la atención es muy pequeña y en su mundo todo es perfecto....o eso espero.

Pero sin duda a su edad lo acepta todo, se cuestiona poco o nada, no tiene prejuicios, para ella todo es normal y por mi es la etapa de la más completa aceptación que nos hace vivir el presente al 100% sin pasarnos el tiempo a cuestionar cosas, juzgar, clasificar, etc etc

Es el momento que cuenta y como nos sentimos en aquel instante, el resto no cuenta.

Lo que si me llamó la atención es escucharle más una vez decirle frente a imagenes de dibujos animados, donde aparecen mama-papa-hijo, ella siempre la figura masculina la asocia a su abuelo y dice "mama,abuelo,yo"

No sé si en cada momento le debo de decir, no es el abuelo es el padre que en algunas familias hay, o dejar pasar y hacer como si fuera así como ella dice.

De momento le dejo expresar y observo como reacciona frente a las familias con padres, cuando escucha a una niña gritar "papa" o cuando estamos viendo dibujos animados con familias tradicionales representadas y me voy mentalizando al hecho que pronto llegaran las preguntas.


De momento le veo la mar de feliz y veo que la figura del padre para ella es algo de nulo interes, pero me llamó la atención esto continuo asociar la figura de un hombre en una familia con el abuelo.

Entiendo que ella también necesite dar un nombre a esta persona que aparece en algunos de los libros que nos hemos encontrado leyendo o en los dibujos animados y para ella este hombre es su abuelo.

Me llama la atención porque por trabajo al abuelo casi ni le vemos pero para ella es lo normal del mundo verle representado  en todas las imagenes donde aparezca una mujer que asocia a mi persona, una niña que asocia a si misma y el hombre que asocia a su abuelo.

En estos días, mejor dicho semanas, noté también un ligero aumento de las rabietas y a veces se enfada mucho por razones a mi ver muy tontas, debo de admitir que tengo que trabajar mucho sobre mi, porque cuando empiezan los días en que hay rabietas para todo, me pongo muy nerviosa, sobretodo cuando tengo preocupaciones por dentro.

A veces le grito fuerte, corro en otra sala para no gritarle mas y siento que mis nervios están alcanzando niveles de alertas. Sé que siempre seré y me sentiré una madre perfecta, porque en mis pensamientos estos momentos con mi hija nunca tuvieron espacio y siempre pensé o imaginé que todo iba a ser sencillo y que nunca le habría gritado sino que siempre desde el respecto, la calma y la paz, le habría explicado las cosas.

Pero eso no es así de facil y a veces siento que necesito ir a correr, escaparme un ratillo, tomar aire y no puedo hacerlo por estar las dos y no poder dejarle con nadie.

Tengo mi padre que desde hace muchos meses no está muy bien y a veces siento que no puedo con toda esta carga emocional, pero siempre pensé que habría sabido separar mis problemas, mis pensamientos negativos, mi estrés de mi familia, pero no siempre lo consigo y a veces me doy cuenta que con mi hija me desespero rapido por no tener la calma necesaria en ocasiones que al final son muy normales y corrientes, como cuando por ejemplo,  mi hija tiene sus rabietas

Así que me doy cuenta que debo recordarme siempre de cuidar de mi, de mi alma, de mi cuerpo y de mi mente porque solo si estoy bien podré dar lo mejor de mi a mi hija, evitando esos momentos que a veces hacen con que tenga mucha vergüenza de mi misma y aquel sentido de culpabilidad que nos hace sentir fatal.

Aqui quiero copiar un texto que leí hoy y que me hizo reflexionar y me hizo entender que es el momento de hacer algo para mi:
"Con el fin de que seamos capaces de ser las mejores madres que podemos ser ( y cuando hablo de madres me refiero no sólo a madres de hijos naturales sino también a madres de proyectos, sueños, ideas), no debemos olvidarnos de cuidar de nosotras mismas y cultivar nuestras propias almas. Debemos crear la estructura interna que apoye y nutra el tiempo que necesitamos para nosotras mismas."
http://www.maternidadconsciente.com/