Páginas vistas en total

domingo, 21 de junio de 2015

Ausencia


Cuando mi hija era mas pequeña y tenia que ir a trabajar fuera, me llevaba mí hija también y la señora que le  cuida. Mí hija por una serie de circunstancias, ya se puede definir una super viajera y desde pequeñísima pudo conocer bastante lugares, viajar en todo tipo de medio de transporte e ir descubriendo el mundo y a las personas de culturas diferentes.

Espero que estas experiencias a lo largo resulten para ella enriquecedoras y no agotadoras, como a veces tengo la impresión que sean para las dos.

Desde cuando cumplió los dos añitos me atreví ya dos veces a dejarle con la señora que le cuida y me fui de misión de trabajo y fue bastante raro encontrarme en un cuarto de un hotel sola en la cama, sin estar compartiendo el espacio con mi hija. La primera vez creo que casi ni dormí o dormí bien poquito, porque en cima tuve que dejar a mi hija medio enfermita, nada grave (una sencilla tos) pero me daba cosa dejarle asi.

Resulta que aquella noche mi hija durmió súper bien, nunca se despertó y hasta por la mañana estuvo durmiendo mas de lo que acostumbra.


La ultima vez pasó lo mismo, no hubo ningún sobresalto, mi hija nunca pregunta o
 muy poco por mi, la señora que le cuida le explica siempre que su mama está trabajando y ella ya aprendiò que el trabajo es parte de nuestras vidas o lo acepta por lo que es, una necesidad, o por lo menos esa es mi sensación. 

Cuando estoy fuera, mis amigas, sobre todo una, siempre pasan a verle y me mandan fotitos y me dicen que esta de maravilla.

Yo como cuando estoy de misión ando miles por horas,  estoy bastante tranquila a la distancia y el tiempo se me pasa super rápido.


Cuando vuelvo mi hija corre hacia mi, me abraza y me cuenta cosas.

Siempre me la encuentro la mar de feliz, hasta que de repente por una tontería se me pone a llorar como nunca hace, tan fuerte y con tantos sollozos que empiezo a dudar que sea por la tontería que ha pasado y le pregunto “extrañaste tu mama en estos días, verdad?”, ahí me mira,  se calma y me abraza.

martes, 16 de junio de 2015

Rumbo Profesional Muy Incierto

Ando cansada del trabajo, pues cuando llego a la mitad del año sin parar, me entra mucho cansancio y no veo la hora de coger vacaciones. Lamentablemente este año no tenemos vacaciones largas de verano porque en principio teníamos que volver a la ciudaddedondesoy para disfrutar de la familia, pero como escribí unas entradas atrás este año al parecer mis padres decidieron que en casa de ellos no hay sitio y como nos quiere meter en un depa vacío (con cama y cocina) y la idea era volver para disfrutar de la familia, decidí de no volver.

Mi padre del problemon de salud que tuvo en diciembre nunca mas se recuperó del todo y anda deprimido, mi madre es la de siempre, así que nada como no entendieron que eso de meternos en un depa vacío, no me hacia ninguna gracia, y que llevo mas de 20 años volviendo a la casa de ellos y durmiendo en mi antiguo cuarto, sin que al momento hubiese ningún problema, pues nada tal vez algún día se darán cuenta de la chorrada que han dicho y hecho..porque yo ya desistí de intentarle explicar que ya pasamos gran parte del año solas  y que lo que mas me apetecía era que mi hija disfrutara de ellos los pocos días que pasábamos allá de vacaciones.

Así que nada este año entre una cosa y la otra me despisté y no solicité  ni medio día de vacaciones, y como en cima mi colega de trabajo decidió renunciar para dedicarse a la familia (y pudiéndoselo permitir obviamente) pues tal vez mejor así.

Por otro lado, se va acercando la super carga de trabajo con el cierre del año, ya sé que faltan 6 meses pero tengo por lo menos 5 meses repletos de curro y tal vez a Diciembre podré por fin coger las vacaciones y ya nos organizaremos para irnos en el lugar que mas nos guste a relajarnos.

Sigo preocupadilla con el trabajo, pues mi contrato se renueva anualmente y no tengo claro si será posible o no el próximo año con lo cual estoy buscando, buscar a los 40 y piquito no es tan fácil, te entra el agobio de saber que en la mitad del camino de tu vida cuando la juventud ya la dejaste atrás hacia tiempo, sigue buscando curro, cuando en realidad deberías estar de lo mas asentada posible. 


Además, llevaba tiempo se ve sin buscar y no sé ni siquiera donde y como hacerlo, ando un poquito perdidilla, con la preocupación que igual no salga nada, a pesar de tantos años de experiencia profesional con cargos directivos, a veces pienso que todo puede pasar.

Me tengo que mover ahi donde haya trabajo y no escondo que ahora que tengo una hija me encantaría estabilidad, un trabajo tal vez con menos responsabilidades y mas seguro, y mucha pero mucha mas tranquilidad económica.

Pero ahí ando yo, por un camino de momento sin rumbo definido, buscando pensar que todo irá bien y algo bueno saldrá, como siempre pasó hasta ahora, lo único que ahora empiezo a ver como inconveniente es la edad y tengo ganas, muchas ganas, de recorrer un camino laboral de mayor estabilidad con horizonte mas seguro.

sábado, 6 de junio de 2015

¿Me enamoré?

Llevo un tiempito con las hormonas a flor de piel, por lo visto empezó para mi cuerpo y mi espíritu la primavera y tengo todos los sentidos bien despiertos.

El cuerpo que parecia en letargo, ahora es como si cada célula fuese despertándose, haciéndome sentir la necesidad de algo diferente.

Me miro a mi alrededor con renovado interés, tengo los ojos con una luz nueva y siento que transmito  interes por el otro sexo, pues si mucho interés, como si la casa ya fuera lista para acoger visitas como si mi alma fuera lista para encontrarse con el otro.

Tengo muchas ganas de "enamorarme", de miradas complices, de coger de la mano alguien muy especial, de sentir el palpitar del corazón en verle,  de la sensacion de tenerle cerca, de sentir la duda y la incertidumbre que te hacen sentir las historias en sus comienzos.

Estoy confundida, no sé si después de tantos años de castidad en el fundo mi cuerpo esté simplemente pidiendo algo de sexo, exigiendo ser satisfecho, o si mas bien se trata de algo mas profundo, de una sensación que va más alla del sexo...

Hace mucho tiempo que no me sentía así, estoy hablando de otras sensaciones, no estoy hablando del amor incondicional que siento para mi hija, mejor dicho mi hija no tiene nada a ver con este y el amor que siento para ella ni se puede comparar. Estoy hablando de otra cosa, estoy hablando sobre mi, mi cuerpo, mi alma y sobre él.

Hace un tiempecito me paré a pensar sobre la gente de mi trabajo y sobre él, es muy atractivo, pero nunca pensé que le habría dedicado mucho espacio en mis pensamientos y de hecho a pesar que le conozca hace tiempo, es solo hace unos días que pienso en él de otra manera....imaginándome de vez en cuando cómo sería si pasara algo entre nosotros.

Y a decir la verdad creo que en este momento una aventurita no vendría para nada mal, y siento que mi cuerpo se va  preparando a poco a poco...y en el fundo creo que cuando algo se busca, al final se encuentra.

lunes, 1 de junio de 2015

Sobre ti


Para dormir seguimos con la misma canción de siempre, es curioso porque es abrazarte, mirar el cielo y las estrellas y empezar a cantarte al oído esta canción que en seguida comienzas a bostezar y estás muy cansadas me pides de irnos a la cama. Allá sigue abrazándome y en seguida si andas muy cansadas te duermes, caso contrario conversamos en la oscuridad, nos hacemos masajitos y al rato te duermes;

Me encantó la otra noche volver a verte bajar de la cama, en el medio de la oscuridad irte a la cocina, coger tu vaso de agua, tomar agua, volver a la cama y ponerte a dormir;

Subiste solita hace unos días al wáter para hacer pipi, ya que tu mama estaba en la ducha y no podía subirte. Te bajaste las bragas, subiste la escalerita y hiciste pipi. Sin ninguna necesidad de ayuda, fue tu primera vez;

Ya vendimos tu triciclo y ahora tienes bicicleta nueva con ruedas y ahí vamos ejercitándonos lo más que podamos para que aprendas ir en la bici;

Sabes contar sola hasta tres y a poco a poco vamos aprendiendo nuevos números;

Cuando es fin de semana me preguntas si voy a trabajar y como te respondo que no, te quedas la mar de contenta;

Por la mañana me voy mientras desayunas con la señora que te cuida, nos despedimos con un besito y me saludas con la manito hasta que salga de la casa;

Te encantas la tartas que te hace tu mama y  te comerías montón de pedazos seguidos;

Te encanta ir de la pediatra, cada vez que vamos te lo pasas pipa y cuando le ves corres hacia ella para abrazarle. La última vez te pinchó por la vacuna y rechistaste poco  y nada.
 
Eres LUZ, inundaste de mucha luz mi vida, y te quiero un montón.