Páginas vistas en total

lunes, 21 de septiembre de 2015

Decirles la VERDAD: si o no


El otro dia hablando con una amiga me contaba que ella a las personas que preguntan está diciendo que el padre de sus gemelas nacidas por IAD es un señor que luego le abandonó. Dice que el medio en que se mueve está bien lleno de prejuicios y prefiere no decir la verdad. Todavía ni pensó que le contará a sus hijas que tienen ya más de un año.

 

Me parece que lo que está haciendo no es justo, aunque luego pienso que quien soy yo para juzgar a las demás.

 

Pero bueno no pude no darle mi opinión y le dije que:

  1. Su comportamiento mintiendo sobre la origen de sus hijas no hará con que alimentar los prejuicios;
  2. El camino para que toda familia se considere igual es bien largo y lo que está haciendo ella no hará que hacerlo aun mas largo;
  3. Ella no hizo nada de mal y no es justo ni por ella ni por sus hijas que vaya diciendo mentiras;
  4. Moralmente y legalmente a sus hijas debe la verdad, porque será porque soy abogada (aunque nunca haya ejercido) pero en mi opinión, si las hijas descubriesen que ella le está diciendo mentiras podrían hasta denunciar a su propia madre;
  5. Si contará la verdad a sus hijas, sobre el hecho que NO tienen papa porque la familia es monoparental y su madre decidió inseminarse por no perder el tren (se inseminó a los 40 y piquitos, luego de una relación desastrosa de 10 años acabada fatal) y para poder ser su mama (dándole la vida, que de otra forma no habrían  podido tener). Y cuando en algún momento estará contando por ahí mentiras sobre la origen de sus hijas, ellas mismas le dirán: “mamá porque estas contando mentiras sobre nosotras? Que tenemos de malo que necesitas esconderlo?”

 

También me pregunto, a quien se le ocurre decir una mentira  tan grande y pensar que la gente se crea que una mujer a 41 años con una aventura de una noche se queda embarazada de dos niñas a la vez…..¡ahi por Dios! Vamos que yo no me lo creería para nada y le diría: “¿Por qué estás haciendo esto a tus hijas?”.

 

Busco ser tolerante pero hay cosas que me revientan por dentro, porque son estas madres que alimentan los prejuicios solo para protegerse de las opiniones de las demás personas, que esconden un acto tan especial y de puro amor como es la inseminación, con el objetivo de construir a su propia familia. Todos y todas tenemos derecho a construir nuestra familia, cuando nos sintamos listos para hacerlo y existan las condiciones para hacerlo.

 

Mi familia monoparental es tan especial e importante como las demás: hay amor, respecto, cariño, alegria, entusiasmo….Cada día agradezco por estar al lado de mi hija, por verle sonreír, por acompañarle lo mejor que pueda en el arduo camino que es la vida. Para darle todos los instrumentos que necesita, para que el camino de la vida le sea lo mas liviano posible y para que pueda defenderse frente a las adversidades, que aunque yo quiera evitarle, vendrán porque son partes de la vida.

 

Adoro mi hija más que mi vida, pues si nunca sentí un amor tan grande que lo mueve todo, nunca en mi vida, sentí la verdadera pureza del amor,  un amor que todo hace vibrar.

 

Me siento desnuda frente a mi hija, cada cosita que le pasa me entra un dolor tan fuerte en todo rincón de mi cuerpo, que a veces solo imaginar que le pueda pasar algo me hace sentir de igual manera.

 

No es nada fácil ser mama y enfrentarse sola a todo lo que conlleva, sobrellevar las preocupaciones sola, cubrir todas los gastos ….pero repetiría otras miles de veces aquella IAD que me llevo a tener mi hija, mi preciosa hija. Es un ser muy tierno, sociable y amoroso y eso lo digo yo que soy su mama y las demás personas que tuvieron el regalo de acercarse a ella.

 

No solo no escondo que soy MSPE y que mi hija nació por IAD sino que me siento tan orgullosa de mi elección y tan agradecida, que nunca en la vida voy a dejar que las opiniones y prejuicios de los demás, me hagan sentir como si fuera culpable de algo malo, como si fuéramos una familia diferente.

 

Nosotras somos una familia de las pocas (disculpe la negatividad pero lo que me rodea me hace pensar así) donde el amor, respecto y el sonreír es lo primero y mas importante de cada día.

 

Y gracias a mi hija por recordarme cada día de lo mágico y bonito que es SONREIR y REIRNOS.