Páginas vistas en total

miércoles, 13 de abril de 2016

Conciliar vida familiar y trabajo


Me encantó una campaña que pude ver hace poquito tiempo donde se visibilizaba la enorme dificultad que tenemos los padres y las madres a conciliar el trabajo con la vida profesional. Se trata del siguiente video de la campaña #YOCONCILIO #YONORENUNCIO

 

En mi caso me resulta a veces tan duro salir de la oficina a las 18 de la tarde, volver a la casa a las 18.30 y tener tan poco tiempo para disfrutar de mi hija. De hecho cuando llego casi es noche y ni tenemos el tiempo la mayoría de las veces ni de dar un paseo. Y no es solo volver tarde, sino es que a veces una llega tan cansada e/o estresada que ni siquiera está con el ánimo de disfrutar de la compañía de la familia, sino que lo único que le gustaría es meterse a la cama y olvidarse de todo.

 

Creo que ese sistema es deshumano, creo que no es justo pasar tantas horas en el trabajo, y eso independientemente del hecho que nos guste o menos. Creo que padres/madres deberían de plantearse si eso es normal y poner nuestro granito de arena para cambiar ese sistema laboral que nos está matando a poco a poco. Que hace con que pasemos horas de reunión en reunión, frente a computadoras, viendo el mundo desde la ventana de nuestra oficina.

 

Propongo que se plantee un sistema laboral de otro tipo, donde tengamos espacio también para disfrutar de nuestra familia, hacer deporte, dedicarnos a salir con amigos, leer libros, cuidar de nosotros mismos, etc

 

No creo que la eficiencia laboral y los resultados dependan de las horas que pasamos encerrados en una oficina, todo lo contrario. Muchas horas desgastan y matan la productividad y la eficiencia.

 

En fin…..que mundo tan deshumanizante!!!!

 

 

Haré todo lo que está en mis manos para buscar conciliar porque YO NO RENUNCIO A VER CRECER MI HIJA y tampoco quiero que el sistema me obligue por eso a renunciar a la profesión.

sábado, 2 de abril de 2016

Tiempo y Lugar

La lluvia me acompaña allá fuera mientras escribo estas pocas líneas, después de haber leído la entrada de https://madredemarte.wordpress.com/2016/03/31/no-lugares-no-tiempos/


En cuanto a los no-lugares, como por ejemplo hoteles, aeropuertos donde pasamos tan poco tiempo y son para trasladarnos a nuestra dimensión “real” que no tienen efectos sobre lo que somos…..pues yo en todo no lugar me siento la mar de bien.

Siempre me encantaron las salas de esperas de estaciones de trenes, aeropuertos….me encanta leer, mirarme alrededor y ver las caras de las personas e imaginarme de donde vienen y donde van, me encanta observar , dejar que el tiempo pase y me dan paz, pues si, me dan paz, porque son espacios donde siento que puedo permitirme el lujo de no hacer nada. Me pasé un gran parte de mi vida en no-lugares pues empecé a viajar con poco mas de 20 años y a los 40 y piquitos sigo haciéndolo.

Después, en la misma entrada, nos habla del no-tiempo, de estos momentos en los cuales nos sentimos en standby, por ejemplo cuando estamos en un hospital,  en caso de enfermedad, o cuando esperamos para empezar un viaje.

Para mi el no tiempo es por ejemplo cuando mi hija se enferma y siento que el mundo se para, solo hay medicamentos, mal dormidas y consultas pediátricas. Eso me pasaba muchísimo cuando era pequeña, esas rachas de virus, bacterias, virus y mas bacterias…esos no tiempos que nunca terminaban.

Ahora sigo sintiendo la sensación de un no tiempo, estoy a la espera de conocer mi próximo destino, que va de la mano a mi próximo trabajo, esperando respuestas que no llegan, sintiéndome la mayoría de las veces en standby, sin avanzar, mejor dicho, a veces hasta tengo la sensación de retroceder mas que avanzar

Entre el no lugar que me pone casi siempre de buen humor y el no tiempo que me provoca ansiedad y malestar, pues prefiero mil veces el no lugar